El escocés que habitó (y preservó) el islote del tesoro

El joven escocés Hugh Pakenham Borthwick llegó a la isla en 1912. A pesar de vivir desde entonces sobre un espectacular yacimiento arqueológico ―posibles restos de un edificio monumental, monedas, un asentamiento romano y evidencias musulmanas―, no se llevó nada. El islote, llamado del Fraile, se alza a 100 metros de la costa del murciano municipio de Águilas. De forma cónica, mide solo 6,2 hectáreas y se eleva hasta una altura máxima de 93 metros sobre el nivel del mar. Pero su pequeña extensión no resulta incompatible con la misteriosa riqueza histórica que encierra y que llamó, incluso, la atención de Carlos III, que envió una expedición que documentó el amurallamiento que parcialmente rodea la isla.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: