El diálogo norte-sur en el paisaje de Anna-Eva Bergman

Anna-Eva Bergman (Estocolmo, 1909 – Grasse, Francia, 1987) vivió en España durante dos períodos esenciales de su vida personal y creativa. Desde su Noruega de adopción, viajó a Menorca en 1930 con su pareja, el artista alemán Hans Hartung. En 1962 volvió para instalarse durante largas temporadas en Carboneras (Almería), seducida por el paisaje de la comarca. Desde allí recorrió Castilla, paró en Madrid y dejó que el entorno natural de aquella España se fundiera con la dureza de los paisajes nórdicos. La inmensidad de los horizontes y los pedregales le impactaron de tal manera que la abstracción en la que hasta entonces se había movido su obra incorporó la experiencia física que ella vivió ante la contemplación del Sur y sus recuerdos del Norte.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: