El cometa Neowise pasó junto al Sol y la NASA registró su brillo intacto

Uno de los fenómenos cósmicos más importantes de este 2020 sigue surcando el cielo y dejando una estela imborrable. El telescopio Hubble registró una imagen única del cometa Neowise, momentos después de su paso cerca del Sol.

La imagen publicada en las redes sociales de la NASA es la primera que se obtiene de un objeto cósmico de esta clase en el momento del paso tan cerca por los alrededores de la estrella.

De acuerdo a la explicación técnica de los astrofísicos que controlan el telescopio, las dos estructuras que aparecen en los lados izquierdo y derecho del centro del cometa son chorros formados por hielo que se sublima desde debajo de la superficie del núcleo, y el polvo y el gas resultantes se exprimen a gran velocidad.

Los chorros emergen como estructuras en forma de cono, luego son desplegados por la rotación del núcleo del cometa. Las imágenes del objeto C/2020 F3, conocido de manera popular como Neowise, fueron sacadas el 8 de agosto y se enfocan en la capa de gas y polvo que rodea su núcleo mientras es calentado por el Sol.

Las fotos fueron tomadas luego de que el cometa se acercara al punto máximo de su trayecto hacia el Sol, a una distancia de 43 millones de kilómetros. Otros cuerpos similares a menudo se rompen debido a tensiones térmicas y gravitacionales en encuentros tan cercanos, pero la visión de Hubble muestra que aparentemente el núcleo sólido de Neowise quedó intacto.

«El Hubble tiene una resolución mucho mejor que la que podemos obtener con cualquier otro telescopio de este cometa. Esa definición es clave para ver detalles muy cercanos al núcleo. Nos permite observar modificaciones en el polvo justo después de que se separa de ese núcleo debido al calor solar, muestreando el polvo lo más cerca posible de las propiedades originales del cometa», aseguró en un comunicado el investigador principal Qicheng Zhang de Caltech en Pasadena, California.

El corazón del cometa, su núcleo helado, es demasiado pequeño para ser visto por Hubble. La bola de hielo no puede tener más de 4,8 kilómetros de ancho. En cambio, la imagen del telescopio captura una parte de la vasta nube de gas y polvo que envuelve el núcleo, que mide aproximadamente 18.000 kilómetros de ancho.

Las imágenes pueden ayudar a revelar el color del polvo del cometa y cómo esos tonos cambian a medida que se aleja del Sol. Esto, a su vez, puede explicar cómo el calor solar afecta la composición y estructura de ese polvo en la coma del cometa. El objetivo final de los especialistas sería aprender las propiedades originales del polvo para aprender más sobre las condiciones del sistema solar primitivo en el que se formó.

El cometa Neowise es considerado el más brillante visible desde el hemisferio norte desde Hale-Bopp de 1997. Se dirige más allá del sistema solar exterior, ahora viajando a más de 150 mil kilómetros por hora.

A fines de julio, cuando se pudo observar desde la Tierra, el equipo de TN captó imágenes exclusivas del cometa desde La Quiaca, Jujuy. El fenómeno astronómico, según los científicos, no volverá a ocurrir en 6800 años.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: