El arte abre una ventanilla para resolver angustias

“¿Cómo se puede conseguir que la gente sea amable?”. “¿De qué maneras se puede comprar un piso de determinadas características?”. “¿Qué muerte dar al arte almacenado?”. “¿Cómo conseguir que los alemanes miren a los ojos?”. Estos son algunos de los asuntos que tuvo que resolver en 1994 el artista Isidoro Valcárcel Medina en su obra Oficina de Gestión de Ideas.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: