Drásticas medidas en Inglaterra por pandemia, mientras China hace pruebas masivas

Con los hospitales al borde de la saturación, Inglaterra reforzó el lunes sus medidas contra la pandemia de covid-19, mientras China realiza pruebas masivas de detección del coronavirus en una ciudad de nueve millones de habitantes.

Ante el preocupante resurgimiento de los contagios, sobre todo en el noroeste, el gobierno británico decidió cerrar los pubs de Liverpool y reactivar tres hospitales que se instalaron bajo carpas durante la primavera boreal y que desde entonces habían quedado inactivos.

El primer ministro, Boris Johnson, presentó además un nuevo sistema de alerta que regirá a partir del miércoles, con zonas de riesgo «medio», «alto» y «muy alto», con el objetivo de aportar transparencia y uniformidad al actual mosaico de restricciones para Inglaterra. El resto del Reino Unido tiene potestad para aplicar sus propios protocolos.

«No es así como queremos vivir, pero es el estrecho camino que tenemos que trazar entre el daño socioeconómico del confinamiento general y el costo económico de una epidemia fuera de control», explicó el primer ministro conservador.

El número de personas hospitalizadas con covid-19 en Inglaterra es mayor ahora que cuando se ordenó el confinamiento a finales de marzo. En las zonas más afectadas, las operaciones de hospitales que no están directamente a cargo de la epidemia empiezan a verse afectadas.

El número de muertos por coronavirus en Reino Unido es de más de 42.800, el peor de Europa. A nivel mundial, más de 37 millones de personas han sido infectadas y al menos 1,07 millones han muerto, según un conteo de AFP basado en cifras oficiales.

– Análisis masivos –

A diferencia de muchas partes del mundo, donde todavía hay confinamientos y un elevado número de casos, el virus está en gran medida controlado en China, donde surgió por primera vez en diciembre del año pasado.

Pero en la ciudad portuaria de Qingdao, situada en el noreste de China, se confirmaron seis casos de covid-19 el domingo, lo que llevó a las autoridades a anunciar una campaña masiva de test a los 9,4 millones de habitantes de la metrópolis.

Según las autoridades sanitarias locales, todas las personas contagiadas parecen tener un vínculo con un hospital de la ciudad que trata a pacientes de covid-19. Pero el origen de la infección se desconoce por el momento.

Malasia anunció nuevas restricciones el lunes, que entrarán en vigor a partir del miércoles en la capital Kuala Lumpur, el vecino estado de Selangor, la capital administrativa Putrajaya, y todo el estado Sabah, en la isla de Borneo.

Los colegios y los centros de culto permanecerán cerrados y los ciudadanos solo podrán salir de casa a realizar labores esenciales.

– Alerta máxima  –

En Francia, dos ciudades importantes, Toulouse y Montpellier, en el sur, serán puestas en «alerta máxima» a partir del martes.

El país se encuentra «en una segunda ola fuerte» de la epidemia y «no pueden relajarse más» las medidas, dijo el lunes el primer ministro Jean Castex, sin excluir confinamientos localizados de ser necesario.

«Un confinamiento general», cuyas «consecuencias son absolutamente dramáticas (…) debe ser evitado a toda costa», subrayó.

Los nuevos contagios, -más de 20.000 el viernes y sábado-, se elevaron a unos 8.000 el lunes, según datos de las autoridades sanitarias, que informaron de 96 muertos en las últimas 24 horas, elevando el balance total a 32.825 fallecidos. El número de enfermos en cuidados intensivos supera los 1.500.

En España, dos regiones del norte, Cataluña y Navarra, anunciaron el domingo nuevas medidas para atajar los contagios, mientras Madrid, la capital, es una de las ciudades europeas con mayor incidencia de covid-19.

Por su parte, América Latina, la región más afectada del mundo por la pandemia, superó ya los 10 millones de casos y Brasil rebasó las 150.000 muertes por coronavirus.

– Trump da negativo –

En Estados Unidos -el país más afectado del mundo con 7,7 millones de infecciones y 214.000 muertes- el presidente Donald Trump, de 74 años, dio negativo «en días seguidos» según un test rápido, declaró el lunes el médico de la Casa Blanca, Sean Conley.

El mandatario republicano comenzó una maratón de mítines para las elecciones de noviembre: el lunes con un acto en Florida (sureste); el martes, en el estado clave de Pensilvania (noroeste), y el miércoles, en Iowa (centro).

Ante una pandemia de esta magnitud, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera «que no es una opción» permitir que el virus circule libremente en la sociedad para que la población pueda, como algunos han sugerido, desarrollar una inmunidad colectiva.

«Nunca en la historia de la salud pública se ha utilizado la inmunidad de grupo como estrategia para responder a una epidemia, y mucho menos a una pandemia. Es científica y éticamente problemático», dijo el director de la institución, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Y es que, según un estudio publicado este martes en la revista médica The Lancet Infectious Diseases, un estadounidense ha contraído dos veces el covid-19 en el lapso de un mes y medio y la segunda vez la infección fue más grave que la primera. Con éste son ya cinco los casos de reinfección censados hasta el momento.

bur-mm/sg/yo/lda/af/rsr

MAS NOTICIAS

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: