Deuda pública del Reino Unido supera por primera vez los dos billones de libras

La deuda pública del Reino Unido superó a fines de julio el umbral de los dos billones de libras por primera vez, lo que muestra el impacto brutal de la pandemia en la economía y ha llevado al gobierno a advertir de futuras «decisiones difíciles».

Las finanzas públicas británicas se deterioran a gran velocidad debido al costo de las medidas de ayuda a la economía frente a la crisis sanitaria.

El mes pasado, la deuda se estableció en 2,004 billones de libras (2,61 billones de dólares, 2,2 billones de euros), anunció este viernes la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS).

Eso representaba más del 100% del Producto Interior Bruto (100,5%), algo inédito desde 1961.

El gobierno invirtió miles de millones de libras para mantener a flote la economía desde el confinamiento, especialmente en un dispositivo de subsidios de desempleo parcial.

En paralelo, la enorme recesión causada por la paralización de la actividad durante semanas redujo de forma considerable los ingresos fiscales, sin contar las reducciones de impuestos temporales dadas a sectores frágiles como el de los hoteles y restaurantes.

Por ello el déficit público se disparó hasta niveles sin precedentes, hasta alcanzar los 150.100 millones de libras entre abril y julio (198.300 millones de dólares). Los expertos esperan que supere los 300.000 millones (casi 400.000 millones de dólares) en el ejercicio presupuestario de 2020-2021 (que termina a finales de marzo).

«La crisis puso bajo enorme presión a las finanzas públicas mientras nuestra economía se está viendo afectada y tomamos medidas para apoyar a millones de empleos y a las empresas. Sin esta ayuda, las cosas habrían sido mucho peores», aseveró el ministro de Finanzas, Rishi Sunak, en un comunicado publicado este viernes.

El responsable admitió que para recuperar las finanzas públicas será necesario tomar «decisiones difíciles», sin dar precisiones.

Es posible que el gobierno no tenga otra opción a largo plazo que aumentar los impuestos o reducir algunos gastos públicos.

– Repunte de la actividad –

Los economistas consideran que el déficit público aumentará aún más en agosto, con las últimos pagos del régimen de desempleo parcial para los trabajadores independientes, así como el financiamiento del programa de subvención de comidas a los restaurantes.

Pero a fines de octubre termina el desempleo parcial, con el riesgo no obstante de aumentar la ola de despidos que ya golpea duramente al país.

«Eso podría dar un poco de margen de maniobra», dice Michael Hewson, analista de CMC Markets.

Parece, sin embargo, que la economía británica ha empezado a recuperarse, como lo demuestra el fuerte incremento de la actividad desde la reapertura progresiva de comercios y fábricas.

En este sentido, la venta minorista aumentó un 3,6% en julio, en un mes, superando el nivel de antes de la pandemia, según cifras publicadas el viernes por la ONS.

Estas cifras «son un buen augurio para el consumo en el tercer trimestre, pero las subidas deberían ser menores ahora que se desvanece el efecto vinculado a la reapertura de las tiendas y a las ayudas presupuestarias», observa Ruth Gregory, economista de Capital Economics.

jbo/lth/mis/es

MAS NOTICIAS

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: