Detuvieron a un hombre que se disfrazaba de médico para robar en centros de salud de Morón

La Policía detuvo este jueves a un hombre que se disfrazaba de médico para robar en centros de salud de Morón. Tras interceptarlo con un destornillador en un laboratorio privado de la zona, descubrieron que tenía antecedentes y que, con el mismo modus operandi, se había llevado dos bombas de infusión del área de oncología de otro hospital. La Justicia busca dar con una mujer que actuaba como cómplice.

El martes alrededor de las 16, el personal de seguridad de un Centro por Diagnóstico de Imágenes de la localidad y partido de Morón vio que un hombre vestido con un delantal de médico ingresó al menos dos veces a una sala de resonancia magnética que no se encontraba en funcionamiento, por lo que el lugar era de acceso restringido.

Alertados por la actitud, los guardias del lugar lo interceptaron y descubrieron que no era parte del personal de salud y que llevaba un destornillador con el que había intentado abrir los cajones de la sala con el objetivo de llevarse objetos de valor. Se trata de Manuel Humberto Muñoz Lillo y quedó detenido ese mismo martes.

El hombre actuaba en complicidad con una mujer. (Foto: Policía Bonaerense)
El hombre actuaba en complicidad con una mujer. (Foto: Policía Bonaerense)

Tras el arresto, la Policía descubrió que el hombre tenía antecedentes por robo. Al hacer un análisis de las cámaras de seguridad y comparar las imágenes con las de otro centro de salud, identificaron que no era la primera vez que actuaba bajo esa modalidad en plena pandemia de coronavirus.

Los investigadores descubrieron que, el 20 de abril, Lillo entró al Hospital de Morón y robó dos bombas de infusión del área de oncología. Se trata de un instrumento con el que se inyecta medicación o nutrientes en el sistema circulatorio de un paciente. Creen que, después de robar los insumos, los vendía en el mercado negro.

En las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del hospital se lo ve a Lillo caminar por la calle junto a una mujer que actuaba como cómplice y que es a quien la Justicia busca ahora. Por los videos registrados, los investigadores pudieron rearmar la secuencia completa y ver cómo la pareja llegó al lugar y se fue caminando con los insumos dentro de una bolsa negra.

Además de esos dos episodios, el hombre tiene antecedentes por robo a mano armada. La fiscal Marisa Monti, a cargo del caso, le imputó los delitos de «robo simple y hurto simple en grado de tentativa». Este jueves declararán testigos.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: