Después de la campaña de influencers contra la gordofobia, la cuenta de una modelo plus size fue dada de baja

Nati Jota contra la gordofobia

La paradoja, una vez más, a la orden del día. Luego de que varias influencers y artistas como Nati Jota, Guillermina Valdes o Julieta Prandi se unieran al challenge #visibilidadgorda para pelear contra la gordofobia, la acción dio un giro inesperado.

La propuesta fue que las personas con mucha visibilidad compartieran imágenes de modelos, artistas o activistas plus size para ayudarlos a llegar a un mayor público y romper así con la “brecha de hipervisibilidad” que tienen los cuerpos hegemónicos en las redes. De esta forma fue que la cuenta de Corina Lagos (@gordainsurrecta5.0) –compartida por Nati Jota– llegó en pocas horas a los 10 mil seguidores y lo festejó en las redes. Sin embargo, enseguida sucedió lo peor: Instagram le dio de baja la cuenta.

La primera en indignarse con esto fue la misma Nati Jota: “A mí me decían que muchas veces a las chicas que no tienen cuerpos hegemónicos, a las chicas gordas les borran las fotos o les cierran el Instagram por subir sus cuerpos como son… Yo dije: ‘Uff, bueno, esto pasa, qué paja’. Yo la etiqueté a @gordainsurrecta5.0, a Cori. Y ¿pueden creer que le cerraron la cuenta ayer? ¿Por qué?”.

Este fue el posteo de Nati Jota en el que recomendó seguir a Corina. Su posteo aún está publicado en su Instagram, pero la cuenta de Corina ya no existe.
Este fue el posteo de Nati Jota en el que recomendó seguir a Corina. Su posteo aún está publicado en su Instagram, pero la cuenta de Corina ya no existe.

Así se pronunciaba en sus historias luego de enterarse de la censura a la cuenta que ella compartió con el fin de ayudarla a visibilizar su trabajo. Lamentablemente, el final fue otro.

A Corina Lagos –modelo, actriz y perfomer– ya le dieron de baja cinco cuentas de Instagram en total. “Antes de usar Instagram para mostrar mi trabajo fui a más de 30 castings donde específicamente me desestimaron por no ser una actriz delgada”, dice la estudiante del profesorado de teatro de la UNA.

“Desde que me muestro en redes sociales accedí a trabajos con marcas y espacios de entretenimiento. En una industria del espectáculo que las prefiere flacas, Instagram es mi currículum y mi bolsa de trabajo”, agrega.

Nazarena fue otra de las personalidades que compartieron fotos de modelos plus size. En este caso a Lara del Mal.
Nazarena fue otra de las personalidades que compartieron fotos de modelos plus size. En este caso a Lara del Mal.

La primera pregunta que le hacen ante cada cancelación de su cuenta es qué uso le da a la red social. Es sabido que Facebook (a quien pertenece Instagram) no permite desnudos ni contenidos que considera ofensivos. Sin embargo, no es lo que hace Corina. “No subo nada que no se parezca a una foto típica del Instagram de cualquier influencer o modelo. Solo que yo lo hago portando un cuerpo gordo”, explica ella.

Si bien este mecanismo puede afectar a todas las cuentas, opera alevosamente sobre cuerpos gordos. Hace unas semanas en Estados Unidos la modelo plus size Nyome Nicholas-Williams fue víctima de este fenómeno. Censuraron una foto de ella que no parecía infringir las normas comunitarias de la plataforma. La modelo declaró: “Todos los días se pueden encontrar millones de fotografías de mujeres blancas muy desnudas y delgadas [en las redes sociales]. ¿Pero una mujer negra gorda que celebra su cuerpo está prohibida? Fue impactante para mí. Siento que me están silenciando”.

A raíz de un reclamo masivo, Instagram se reunió con representantes del activismo gordo y afrodescendiente en Estados Unidos y no solo se disculpó con la modelo, sino que también se comprometió a concientizar a su equipo para que las políticas de moderación se apliquen a todos los cuerpos por igual.

La modelo plus size Nyome Nicholas-Williams fue víctima de la censura a cuerpos gordos y le ganó la pulseada a Facebook.
La modelo plus size Nyome Nicholas-Williams fue víctima de la censura a cuerpos gordos y le ganó la pulseada a Facebook.

En Argentina es diferente: hoy en día, al estar atravesando una pandemia, hay menos personal trabajando en la plataforma y las personas a quienes les bajan las cuentas no tienen la oportunidad de defenderse.

¿Como funciona el sistema de moderación y por qué permite la gordofobia? Corina Lagos no es la única afectada; se conocen al menos 20 cuentas de modelos, influencers y personas públicas, como Señorita Bimbo (@srtabimbo), que han atravesado esta censura. Las damnificadas reclaman la revisión de estas políticas y confiesan recibir cotidianamente comentarios en sus redes con niveles muy explícitos de gordo-odio.

La cancelación de sus cuentas se produce por el accionar de personas que recorren sus perfiles de Instagram denunciando publicaciones, no importa que sean nuevas o antiguas. Básicamente, es una maquinaria del hating que recorre perfiles y denuncia por intolerancia. Cualquiera puede denunciar un contenido, y cuando se recibe determinado número de denuncias, opera el sistema de moderación y se da de baja ese posteo particular.

Luego de que una cuenta reciba 8 posteos censurados por contenido “no apropiado”, la red social procede a dar de baja la cuenta. Es lo que pasó ayer –por quinta vez– con Corina Lagos. Pero sucedió justo después de que ella, feliz con el apoyo de Nati Jota, celebrara los 10 mil seguidores.

De todas formas, ella ya está otra vez activa, quién sabe por cuánto tiempo. Quien quiera seguirla, puede hacerlo en @gordainsurrecta6.

SEGUÍ LEYENDO:

Contra la gordofobia: Guillermina Valdés, Julieta Prandi y Nati Jota compartieron imágenes de modelos plus size y activistas

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: