Depravados en la nación pirata de los Rolling Stones

“Nos habíamos convertido en una nación pirata, viajando a lo grande en nuestro propio avión bajo nuestra propia bandera, con abogados, adláteres, groupies, bufones…”. Hay muchas cosas de las que Keith Richards no se acuerda, pero de esta sí, como relata en su libro de memorias, Vida. Difícil de olvidar lo que ocurrió en aquella gira por Estados Unidos de 1972 que incluía a un médico. Mick Jagger vivía asustado por lo que pasó en Altamont. De la muerte a cuchilladas de Meredith Hunter, de 18 años, se responsabilizó a los Ángeles del Infierno, que estaban contratados como personal de seguridad de aquel desastroso festival de 1969.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: