Delphine Böel, la mujer que logró ser reconocida como princesa de Bélgica tras una larga batalla por probar que es hija del exmonarca Alberto II

  • Redacción
  • BBC

Pie de foto,

La artista belga Delphine Boël venía diciendo desde 2005 que Alberto II es su padre.

Delphine Boël logró un triunfo judicial que le permitirá tener el título de princesa de Bélgica.

Boël peleó durante siete años para demostrar que es hija del exmonarca belga Alberto II, quien el pasado enero reconoció finalmente ser su padre tras una relación mantenida con una baronesa antes de ocupar el cargo de rey de los belgas.

Una corte de Bruselas falló este jueves a favor de Boël, de 52 años, y le asignó todos los derechos como hija legítima de Alberto II, incluyendo el título de princesa de Bélgica.

Tendrá por tanto los mismos derechos y títulos de los otros descendientes de su padre.

La madre de Boël, la baronesa Sybille de Selys Longchamps, admitió que tuvo un romance de 18 años antes de que el exmonarca recibiera la corona.

Los rumores de un posible hijo fuera del matrimonio real comenzaron en 1999, después de que el dato se publicó en una biografía no autorizada publicada en 1999 sobre la esposa de Alberto II, la reina Paola, .

El proceso

Boël reveló por primera vez quién era su padre biológico durante una entrevista en 2005, pero no fue hasta que el rey abdicó en 2013 que perdió su inmunidad.

A partir de ese momento es que se abrió la posibilidad de un proceso judicial para que se reconociera su vínculo.

El abogado de la mujer manifestó este jueves a los medios que Boël estaba «encantada» con la decisión del tribunal.

Pie de foto,

Un tribunal en Bruselas reconoció que Boël tiene los mismos derechos que los otros tres hijos de Alberto II.º

«Una victoria judicial nunca reemplazará el amor de un padre, pero sí ofrece una sensación de justicia», señaló el jurista Marc Uyttendaele.

«Muchos más niños que han pasado por experiencias similares pueden encontrar la fuerza para enfrentarlas«, añadió.

Boël y sus dos hijos ahora pueden llevar el apellido del padre de ella, Saxe-Cobourg.

Como resultado del fallo, en el caso del fallecimiento de Alberto II, la mujer tendrá derecho a recibir una herencia al igual que sus otros tres hijos: el príncipe Laurent, la princesa Astrid y Felipe, el actual rey de Bélgica.

A pesar de su nuevo título, Boël no recibirá ninguna dote real, pero Alberto II deberá pagar casi 3,4 millones de euros (más de US$4 millones) para cubrir los gastos legales, según el medio local De Standaard.

Reacciones

La baronesa Longchamps afirmó que la aventura con quien entonces era príncipe de Lieja duró de 1966 a 1984.

Y asegura que él estuvo presente durante la infancia de Boël.

Pie de foto,

La Princesa Paola de Bélgica (luego Reina Paola) junto al entonces príncipe Alberto y sus hijos, en 1969.

Tras la muerte de su hermano mayor en 1993, con 62 años, Alberto II subió inesperadamente al trono.

Ocupó el cargo hasta julio de 2013, cuando anunció su abdicación por motivos de salud y fue reemplazado por su hijo Felipe.

Después de dejar el trono, el hombre de 86 años rechazó las órdenes judiciales de someterse a pruebas de ADN y llegó a enfrentarse a multas de casi US$6.000 diarios por negarse a realizarlas.

En enero anunció que reconocía a Delphine Boël como su cuarto descendiente después de «conocer los resultados de las pruebas».

Bélgica tiene una monarquía constitucional en la que el rey desempeña un papel principalmente ceremonial.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Saltar contenido de YouTube, 2

Título del video, Advertencia: El contenido de sitios externos y terceras partes puede contener publicidad

Fin del contenido de YouTube, 2

Saltar contenido de YouTube, 3

Título del video, Advertencia: El contenido de sitios externos y terceras partes puede contener publicidad

Fin del contenido de YouTube, 3

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: