Delibes a Umbral: “No quiero hacer de madre regañona”

“Cuando uno es huérfano prematuro y además hijo único, es fatal que se pase la vida buscando padres espirituales y hermanos mayores. Yo he tenido varios. Los he tomado y dejado. Algunos padres me han salido golfos —y no sólo el de la carne—; algunos hermanos espirituales me han salido tontos. Pasa el tiempo y queda, a través de los años, un hermano mayor en mi vida: Miguel Delibes”. Francisco Umbral, que no era huérfano sino hijo de madre soltera, se refería así a su gran mentor en la biografía que le dedicó en 1970. “Él ha sido mi casi único parentesco con la bondad del hombre, con la honradez […] En Valladolid era el chico mayor y lejano, de mejor familia y más listo, a quien nunca se encontraba uno por la calle”. Delibes había nacido en 1920; Umbral, en 1932. Sus caminos se cruzaron cuando en 1958 el primero ocupó la dirección de El Norte de Castilla y se propuso rejuvenecer la redacción de centenario rotativo vallisoletano.

Seguir leyendo

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: