Cómo conseguir una promoción trabajando desde casa

  • Jonty Bloom
  • Corresponsal de negocios

Pie de foto,

¿Qué puedes hacer para marcar la diferencia?

Con muchos de nosotros todavía trabajando desde casa, algunos se preguntan: ¿cómo podemos aspirar a una promoción si no vamos a la oficina? ¿Qué puedes hacer para que tu jefe se fije en ti y marcar la diferencia?

Para John, que trabaja como ejecutivo de ventas, tienes que ver los emails que les envías a tus superiores como un arte que debes perfeccionar.

«Si trabajas desde casa, cuando le envías un correo electrónico a tu jefe no puedes ir al grano, sino que tienes que expresar un conocimiento más amplio», dice el hombre de 45 años, que prefiere mantener su apellido en el anonimato.

«Sin embargo, no deberías hacerle pensar que estás alardeando, tienes que ser sutil.

«Y luego, cuando recibes un correo de ellos, tienes que estudiar realmente el tono; lo mismo aplica para las llamadas en Zoom. Si trabajas desde casa y quieres que te promuevan, te va a costar mucho. Y aún más si tienes colegas que todavía van a la oficina».

Para cualquiera que recuerde las secciones de consejos de las revistas para adolescentes acerca de cómo conseguir pareja, algunas de las ideas que se ofrecen (en libros, periódicos y foros de internet) sobre cómo persuadir a tu jefe para que te ascienda resultan extrañamente familiares: sonríe, sé cortés y halaga más.

Y luego pide lo que anhelas, porque si no lo haces no lo tendrás. Ya sea un nuevo amor o una promoción.

Pie de foto,

Tu comportamiento en las reuniones en Zoom son importantes.

Pero si deseas ascender en el trabajo, quedarte en casa como resultado de la pandemia de coronavirus sin duda convierte esta meta en un desafío mucho más difícil.

Después de todo, si trabajas desde la mesa de tu cocina o desde la sala, no te encontrarás a tu jefe por sorpresa, ni lo verás en persona todos los días en reuniones. Mucho menos tendrás la oportunidad de pararlo en el pasillo para hablar.

Y desde la perspectiva de los jefes, mientras que en la oficina pueden ver lo duro que trabajan los empleados, a veces les es difícil despejar de su mente el temor de que los trabajadores remotos estén en realidad jugando con sus hijos, paseando al perro u horneando un delicioso pan.

La importancia del feedback

Melanie Wilkes, asesora senior del grupo de expertos británico Work Foundation, destaca la importancia de que los empleados que trabajan duro desde casa se mantengan en constante contacto con sus jefes.

«Vemos que muchos trabajadores asumen múltiples responsabilidades que no tenían antes de la crisis», dice.

«Así que asegúrate de que eso se note y se anote, incluso si es solo a través de un correo electrónico».

Wilkes agrega que aquellos que trabajan desde casa deben asegurarse de que las políticas de recursos humanos se siguen cumpliendo, como por ejemplo las sesiones de feedback.

«Deberías mantener reuniones regulares con tu superior para examinar tu progreso, como se hacía antes«, explica.

Pie de foto,

Si tu jefe todavía va a la oficina, ¿eso le da una ventaja al personal que hace lo mismo?

«Le da a tu jefe datos sobre lo que está funcionando bien y lo que quieres hacer. Es clave para tu camino hacia la promoción».

Sharon Clarke, profesora de psicología organizacional en la Alliance Manchester Business School, también cree que es importante que los que trabajan desde casa destaquen sus éxitos.

«La adaptabilidad y la innovación serán muy importantes para el éxito de una empresa (en el mundo del coronavirus), por lo que es fundamental ser creativo y traer ideas«, indica.

«Así que trata de presentar tus ideas para obtener reconocimiento».

  • Mantente en contacto con tu jefe por correo, teléfono o videollamadas
  • Hazle saber cuánto trabajo estás haciendo
  • Pide más responsabilidades
  • Presenta ideas
  • Asegúrate de que te den una evaluación anual
  • Asegúrate de que tu empresa siga las políticas de recursos humanos

Todo esto también funciona de la manera contraria: los jefes deben saber cuáles son los empleados que trabajan bien desde casa.

«Como gerente, ¿cómo voy a saber si a la gente le va bien en casa?» dice Anne Sammon, socia del bufete de abogados Pinsent Masons.

«Los jefes deben ser conscientes de que tienen que obtener más datos para saber lo que está pasando».

Después de todo, si los empleados descubren repentinamente que todos los que van a la oficina están siendo promovidos y los que trabajan desde casa no, podría haber buenas razones para abrir un caso de discriminación.

Anne Davies, profesora de derecho y políticas públicas en la Universidad de Oxford, está de acuerdo en que los jefes deben estudiar de cerca qué tan bien se está desempeñando el personal que hace teletrabajo.

No se trata solo de reconocimiento

«Si tienes a personas trabajando desde casa, debes ponerte de acuerdo en cómo vas a monitorear su trabajo y tener criterios objetivos para evaluar cómo lo están haciendo», explica.

«Cuando asciendes a alguien, siempre existe el riesgo de que te acusen de discriminacióny tienes que poder demostrar que estás siendo justo».

Pie de foto,

La profesora Anne Davies dice que las empresas deben estudiar de cerca qué tan bien está trabajando el personal desde casa.

El profesor Clarke dice que los jefes deben recordar que les interesa promover a los mejores empleados.

«Los jefes tendrán que trabajar más duro para detectar aquellos trabajadores que están haciendo un esfuerzo real (en casa)», agrega.

«Si tú (como jefe) realmente esperas marcar la diferencia en tu negocio, debes ser capaz de identificar los talentos que están haciendo una mayor contribución».

Sin embargo, desde el estudio en su casa en la región de West Midlands, en Inglaterra, a John todavía le preocupa que sus colegas que han seguido yendo a la oficina tengan una ventaja injusta.

«Si mi trabajo es de la misma calidad que el de alguien que puede entablar amistad y bromear con el jefe en la misma sala, entonces él o ella va a ser ascendido antes que yo», dice.

«Y no se trata solo de obtener reconocimiento por hacer un buen trabajo, sino también de poder culpar a alguien más si algo sale mal. A menudo, las cosas, buenas o malas, en el trabajo son un esfuerzo de equipo. Y si realmente estás en la oficina con el jefe, entonces, si algo sale mal, siempre puedes decir discretamente: ‘Fue culpa de John‘».

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: