China experimenta con una vacuna en forma de espray nasal

Un grupo de personas con mascarilla asiste a un evento para celebrar el trabajo de los héroes de la lucha contra la covid en Pekín, el pasado 8 de septiembre.
Un grupo de personas con mascarilla asiste a un evento para celebrar el trabajo de los héroes de la lucha contra la covid en Pekín, el pasado 8 de septiembre.WU HONG / EFE

Una nueva vacuna china está lista para comenzar sus ensayos clínicos. Su peculiaridad reside en su modo de administración: un espray nasal en lugar de una inyección. Este proyecto es fruto de la colaboración entre la Universidad de Hong Kong y la de Xiamen, junto a la farmacéutica Beijing Wantai. Las pruebas tendrán lugar en noviembre en el territorio autónomo, donde ya ha arrancado el reclutamiento de un centenar de voluntarios.

Su fórmula se basa en virus atenuados de la gripe corriente dotados de segmentos genéticos de proteínas procedentes del SARS-CoV-2, según ha detallado Science and Technology Daily, publicación oficial del ministerio chino de Ciencia y Tecnología. De acuerdo a esta información, estudios previos en ratones y hámsteres muestran que la solución reduce de manera significativa el daño pulmonar provocado por la covid-19.

Aunque no se trata del método más habitual, el spray nasal ya se ha empleado con anterioridad para prevenir la gripe. Yuen Kwok-yung, microbiólogo de la Universidad de Hong Kong, explicaba en declaraciones al tabloide continental Global Times que este procedimiento reproduce el recorrido de los virus a la hora de acceder al cuerpo. Al permanecer durante más tiempo en el tracto respiratorio, se espera que el compuesto sea efectivo a la hora de activar la respuesta inmune y prevenir la infección.

Esta nueva vacuna es el décimo proyecto chino que alcanza la fase de ensayos clínicos. Todos ellos se están realizando en el extranjero –en países como Argentina, Perú, Marruecos, Baréin o Emiratos Árabes Unidos–, dado que el gigante asiático no tiene suficientes infectados en su país para llevarlos a cabo. De acuerdo a sus siempre dudosas cifras oficiales, China no registra contagios de transmisión local desde el pasado 16 de agosto y solo 403 casos permanecen activos (0,4%) de los 90.623 registrados hasta la fecha.

Este nuevo avance supone asimismo que de las cinco líneas de investigación en marcha ha completado al menos un prototipo. Además del spray nasal, las otras cuatro técnicas emplean compuestos inactivados, de vector viral, de ADN y de ARN mensajero. Las previsiones apuntan que la vacuna inactivada del Grupo Farmacéutico Nacional Chino (Sinopharm) será la primera en alcanzar la fase de comercialización. A mediados de agosto, su responsable anunció que estaría disponible “probablemente en diciembre” y a un precio estimado de 120 euros.

Otro proyecto avanzado es el desarrollado por la Academia Militar de Ciencias Médicas y la biotecnológica CanSino, que también el mes pasado recibió la primera patente oficial. Sin embargo, las autoridades del país no han esperado a que las vacunas concluyan sus ensayos clínicos para comenzar su aplicación. Hace dos semanas China reconoció llevar más de un mes vacunando a “sus trabajadores civiles esenciales”. Se desconoce el número de personas inoculadas, así como el compuesto empleado.

A nivel mundial, otros 35 proyectos se encuentran realizando ensayos clínicos, en una carrera cada vez más frenética. El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha criticado en los últimos días la naturaleza competitiva de algunas investigaciones. “Debemos superar, y esto está relacionado con la posible falta de financiación, la preocupante tendencia de numerosas iniciativas paralelas y esfuerzos enfocados a nivel nacional, que no solo socavan una respuesta global efectiva, sino que serán contraproducentes”, declaró el portugués.

Durante un encuentro virtual con la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebrado el pasado mes de mayo, el líder Xi Jinping aseguró que la vacuna china sería “un bien público global” una vez que esté terminada, adelantando su voluntad de compartirla. China ya ha prometido acceso prioritario a países cercanos como Rusia, Brasil, Filipinas e Indonesia; así como a las naciones de la cuenca del río Mekong –Vietnam, Camboya, Tailandia, Laos y Myanmar–.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: