Charles Feeney: el multimillonario que logró la meta de regalar su fortuna de US$8.000 millones en vida y quedarse sin nada

Chuck FeeneyDerechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Chuck Feeney ha logrado su objetivo de regalar toda su fortuna.

Charles «Chuck» Feeney es un multimillonario que soñaba con quedarse sin dinero mientras estuviera vivo, dando todo su dinero a actos benéficos. Y acaba de lograrlo.

El empresario estadounidense, a sus 89 años, consiguió hace unos días su meta de donar casi US$8.000 millones en proyectos altruistas alrededor del mundo.

Dinero que nunca usó para darse un estilo de vida acorde a sus ingresos. No es dueño de una casa ni de un automóvil y es famoso por usar un reloj que se compró por solo US$15.

«Tuve una idea que nunca se fue de mi mente: que debes usar tu riqueza para ayudar a las personas», decía a menudo el filántropo.

Y durante mucho tiempo donó dinero de forma anónima. Cuando el periodista Gerardo Lissardy, de BBC Mundo, le preguntó en 2017 por qué lo hacía en secreto, respondió: «Porque no tienes que explicar a la gente por qué lo estás haciendo».

Según Conor O’Clery, quien escribió una biografía de Feeney, la inspiración del hombre vino del ensayo «Riqueza», también conocido como «El evangelio de la riqueza», del famoso filántropo estadounidense Andrew Carnegie.

Frases como «morir rico es morir en desgracia» dejaron huella en Feeney.

Viajaba por el mundo en secreto, buscando cómo completar su obra, por lo que fue llamado el «James Bond» de la filantropía.

Image caption Chuck Feeney convirtió su negocio de venta de productos para las tropas estadounidenses en Europa en tiendas libres de impuestos.

O’Clery asegura que hoy está «muy feliz» de haber completado su misión de casi 40 años y haber celebrado el hito con su esposa Helga.

¿Quién es Chuck Feeney?

Charles F. Feeney nació en Elizabeth, Nueva Jersey en 1931, justamente en el periodo de la Gran Depresión de Estados Unidos.

Su madre trabajaba como enfermera en un hospital y su padre era agente de seguros.

Desde pequeño mostró habilidades de emprendedor. Vendía tarjetas de Navidad de puerta en puerta cuando solo tenía 10 años. Y ya de adolescente, se alistó en el Ejército y participó en la Guerra de Corea.

Aprovechó un programa educativo del gobierno de EE.UU. para veteranos y se convirtió en el primer miembro de su familia en ir a la universidad.

Después de graduarse de la Universidad de Cornell, en Nueva York, comenzó su propio negocio vendiendo productos a las tropas estadounidenses en las bases de Europa.

Ese modelo de negocio se convirtió en Duty Free Shoppers (DFS), la empresa de ventas libres de impuestos a viajeros que cofundó con Robert Miller en 1960.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Feeney hizo su fortuna con el negocio de las tiendas libres de impuestos.

DFS ahora emplea a más de 9.000 personas y se describe como «el minorista de viajes de lujo líder en el mundo» con miles de millones en ventas.

«La riqueza conlleva responsabilidad», solía afirmar.

«Las personas deben definirse a sí mismas o sentir la responsabilidad de utilizar algunos de sus activos para mejorar la vida de sus semejantes, o de lo contrario crearán problemas intratables para las generaciones futuras».

En la actualidad vive en un apartamento de dos habitaciones en San Francisco con su esposa Helga.

El «James Bond» de la filantropía

En 1982 creó la fundación The Atlantic Philanthropies, una organización internacional para distribuir su fortuna a buenas causas y proyectos en todo el mundo.

Durante los primeros 15 años, Feeney donó dinero en secreto, lo que lo llevó a ser apodado el «James Bond«de la filantropía. Hasta que salió del anonimato en 1997.

Desde que fundó Atlantic Philanthropies, entregó casi US$8.000 millones en subvenciones.

En América Latina, donó US$66 millones para organizaciones sociales con proyectos de salud de Cuba. «Algunas inversiones también financiaron trabajos para ayudar a normalizar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos», dice la fundación.

Derechos de autor de la imagen Noah Berger
Image caption Chuck Feeney (al centro) dio fin a su fundación luego de haber dado casi todo lo que tenía.

Su dinero también financió proyectos en Irlanda del Norte, la República de Irlanda, Estados Unidos, Australia, Bermuda, Sudáfrica y Vietnam.

The Atlantic Philanthropies anunció que dejará de funcionar hasta el último día de 2020 tras conseguirse el objetivo de Feeney.

La filosofía del empresario de «dar mientras se vive» ha inspirado a otros multimillonarios, como el cofundador de Microsoft, Bill Gates, y el inversor Warren Buffett.

Feeney no es tan conocido como algunos de sus ricos admiradores, posiblemente por haber donado en secreto durante los primeros 15 años de su misión.

Pero su idea de hacer lo posible por llegar al final de sus días en la bancarrota y verlo con sus propios ojos vio su meta finalmente este año.

*Con información de Damien Edgar, de BBC News.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: