BID pide a países latinoamericanos pensar recuperación en grande

(Bloomberg) — América Latina necesita aumentar el gasto y comenzar a considerar un ambicioso plan de recuperación similar a lo que hizo Estados Unidos durante la Gran Depresión, que se implemente una vez la pandemia disminuya, dijo el jefe del principal banco de desarrollo regional.

Actualmente el epicentro para el coronavirus, la región enfrenta el gran desafío de recuperar millones de empleos destruidos por el confinamiento, además de la informalidad laboral existente, dijo Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, en una entrevista. Los proyectos de infraestructura masivos serían una opción para sacar a la economía de la profunda depresión que se espera este año, dijo.

“En este momento, todo el mundo ha estado en la sala de emergencias, lidiando con los problemas inmediatos”, dijo Moreno en una entrevista desde Washington, DC. “A medida que comenzamos a analizar nuestros préstamos y nuestro programa para 2021, debemos comenzar a pensar definitivamente en cómo lograr que el crecimiento vuelva a nuestras economías”.

Se espera que la economía latinoamericana se contraiga casi 10% este año, su mayor caída desde que los países comenzaron a producir estadísticas nacionales en la década de 1950, ya que la pandemia obligó a la mayoría a cerrar sus actividades. A diferencia de las naciones desarrolladas, la región en su conjunto tiene recursos fiscales limitados y una gran proporción de su población carece de redes de seguridad social para evitar un aumento de la pobreza y el desempleo.

El BID ha redirigido alrededor de US$450 millones de su cartera de préstamos existente de US$26.000 millones para ayudar a los países a financiar la compra de equipos hospitalarios como camas y respiradores para tratar el coronavirus, dijo Moreno. Citó a Uruguay, Costa Rica y Medellín, Colombia, como ejemplos de gobiernos que han tenido éxito en el rastreo y las pruebas para prevenir la propagación del virus.

Con un sistema de salud menos desarrollado que en las economías avanzadas, América Latina ha sido diezmada por la pandemia, particularmente en Brasil y México, sus economías más grandes. La región representa aproximadamente la mitad de las nuevas infecciones diarias del virus. El Fondo Monetario Internacional espera que los países se contraigan 9,1% y 10,5% este año, respectivamente.

Los países deberán examinar las cadenas de suministro en busca de oportunidades para la sustitución inteligente de importaciones en áreas como alimentos y algunos tipos de manufactura, dijo Moreno. Una consecuencia de la dificultad de comprar equipos médicos durante la pandemia es que los países comenzaron a producirlos ellos mismos, desde uniformes y mascarillas hasta desinfectantes, dijo.

El banco planea desembolsar US$15.000 millones este año a los gobiernos, y otros US$7.000 millones a las empresas a través de su brazo del sector privado BID Invest, dijo Moreno. El banco con sede en Washington eventualmente necesitará aumentar su capital o su apalancamiento crediticio se restringirá en los próximos años, dijo, aunque espera que el impulso de esa aprobación recaiga en su sucesor. Moreno, quien se hizo cargo del BID en 2005, terminará su tercer y último mandato a fines de septiembre.

“El BID tendrá que hacer una revisión de capital más temprano que tarde”, dijo. “Lo que haré es analizar todas las diferentes opciones e intentar dejar eso a mi sucesor para que tenga un primer borrador de esta discusión”.

Declinó hacer comentarios sobre la elección de su sucesor. La semana pasada, Estados Unidos anunció planes para nominar a Mauricio Claver-Carone, alto asesor del presidente Donald Trump, como candidato, en un esfuerzo por romper la tradición de seis décadas de la organización de elegir un jefe de la región. Se enfrentará al argentino Gustavo Beliz, quien también cuenta con el respaldo de México. La expresidente de Costa Rica, Laura Chinchilla, también planea postularse a cargo.

El proceso oficial de nominación no comenzará hasta finales de julio o principios de agosto, y se espera elecciones el 12 o 13 de septiembre. Si bien Estados Unidos es el mayor accionista, con una participación del 30%, y tiene un veto de facto basado en los requisitos de quórum, el ganador necesita el apoyo de más de la mitad de los 28 países miembro de la región, muchos de los cuales aún no han expresado públicamente sus preferencias.

Nota Original:Latin America Top Bank Asks Nations to Think Big About Recovery

©2020 Bloomberg L.P.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: