ADRs argentinos se hundieron hasta 6,1% en Wall Street tras duro comunicado de bonistas

En Wall Street, las bajas de las acciones argentinas fueron lideradas por los bancos, con Galicia y Macro, a la cabeza (cedieron hasta 6,1%), una jornada después de que se conociera una caída histórica de la economía argentina en abril, más profunda a la esperada por el mercado.

Más allá del cierre negativo de este martes, los principales ADRs argentinos acumularon subas en junio, algunas cercanas al 30%, como Edenor (+28,3%), de la mano de otra recuperación mensual de los mercados internacionales, y la expectativa de una resolución favorable en la reestructuración de la deuda.

Además sobresalieron en el mes los activos de Galicia (+21,1%), BBVA (+18,3%), Mercado Libre (+15,8%), YPF (+14,1%), y Supervielle (+11,7%).

rava 30 de junio.jpg

En la bolsa porteña, en tanto, el índice líder S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) restó un 4% y perforó los 40.000 puntos, para terminar en 38.686,69. El panel líder acumuló una leve ganancia del 2,3% medida en pesos durante junio luego de mejorar un 15,52% en mayo.

En el segundo trimestre del año, de todos modos, anotó un salto del 58,6% que, sin embargo, no alcanzó para que la suba del primera semestre virara al terreno positivo (en lo que va de 2020 cede 7,2%, tras un malo primer trimestre).

En un comunicado conjunto, los grupos dijeron que la «falta de un serio compromiso de las autoridades argentinas es profundamente preocupante», pero que ellos seguían listos para «comprometerse constructivamente» para lograr un acuerdo.

Mientras tanto, el Gobierno seguía haciendo esfuerzos para hacer más atractiva su oferta a los bonistas y lograr una reestructuración, sin comprometer la sustentabilidad de la deuda externa.

Las mejoras no sólo son económicas, también contemplan los aspectos legales, cuestiones que se habían constituido en uno de los principales escollos para el avance de las tratativas. Según señalaron a Ámbito fuentes de la negociación, se tomó la decisión de mantener las condiciones contractuales (indenture) de los bonos emitidos en 2005 pero sólo para los tenedores de estos títulos (no para los bonos colocados en 2016).

En lo que refiere a la propuesta económica, en el Palacio de Hacienda se realizaron distintas modificaciones a la oferta que elevan el valor presente neto de los títulos de 49,90 dólares por cada lámina de 100 (tomando una tasa de salida de 10%), conforme a la anterior oferta, a cerca de 53 dólares, según trascendió en fuentes de los fondos de inversión.

La suba en el valor presente se logra mediante un adelantamiento en el pago de los cupones con relación a la última oferta. Además, se contempla aumentar el pago de intereses sobre el capital devengado si los fondos ayudan a formar las mayorías para activar las CACs. Recordemos que el Gobierno extendió hasta el 24 de julio el plazo para las negociaciones con acreedores.

«Crecen las especulaciones de que el equipo económico estaría presentando formalmente una nueva oferta que contaría con el respaldo de algunos acreedores externos», comentó Gustavo Ber, economista de Estudio Ber.

Añadió que «aún así, se desconoce si las nuevas mejoras que incluiría en el NPV (valor presente neto) serían suficientes para sumar a los principales grupos de acreedores, no sólo por el diseño financiero de la propuesta sino también por los tironeos sobre cláusulas legales, dado que resulta indispensable para un canje exitoso que logre activar las CACs (cláusula de acción colectiva)».

Por otra parte, el INDEC viene de reportar un derrumbe en la actividad económica del 26,4% interanual en abril, golpeada por la pandemia del coronavirus, lo que también condicionó el humor del mercado.

Mientras tanto, las plazas externas se movieron preocupadas por las derivaciones de la pandemia y las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. Si bien el Dow Jones bajaba un leve 0,1%, tanto el S&P500, como el Nasdaq, registraban alzas de hasta el 1,2%.

Riesgo país y bonos

El riesgo país de Argentina, medido por el banco JP.Morgan , subía 1,9% a 2.516 puntos básicos.

Por su parte, los bonos en dólares cedían un 0,3%, recortando una mejora acumuladas hasta la víspera del 5,3% en junio.

La baja en los títulos argentinos se da luego de que el Gobierno no pagara el lunes los intereses del bono centenario y tampoco cancelara este martes los intereses del DICY. El ministro de Economía, Martín Guzmán, ya lo había adelantado la semana pasada, por lo que era algo que estaba ya descontado por el mercado.

De todas maneras, a partir de este incumplimiento empieza la verdadera cuenta regresiva (30 de julio próximo) para llegar a un entendimiento con los bonistas y evitar entrar en una nueva batalla legal.

Compartir

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: